Bienvenidos a las Naciones Unidas

Reforma del sector de la seguridad

Garantizar la seguridad del pueblo es el derecho soberano y la responsabilidad de cualquier Gobierno. Sin embargo, especialmente en los países más frágiles, muchos hombres y mujeres carecen de la protección que deberían proporcionar sus fuerzas armadas, la policía, los guardias fronterizos, los funcionarios de aduanas y otros oficiales.

Cuando los sectores de la seguridad actúan de forma deficiente, resulta difícil lograr la confianza de la sociedad, tan necesaria para mantener la prosperidad y el bienestar. Es más: la armas, a menudo fáciles de conseguir, favorecen los actos de intimidación y abuso, así como otros más graves. En esos contextos, es probable que se produzcan graves violaciones de los derechos humanos y que persistan los conflictos transfronterizos y las guerras civiles como riesgos inmediatos. Las mujeres se encuentran atrapadas en entornos abusivos. Los grupos vulnerables viven con miedo. Las instituciones se debilitan. Se ahuyenta a los inversores. Unos pocos privilegiados disfrutan de los beneficios del favoritismo y la represión, mientras que el desarrollo queda fuera del alcance de muchas personas.

Las Naciones Unidas ayudan a los Estados Miembros a llevar a cabo una reforma del sector de la seguridad para lograr una seguridad eficaz y responsable para el Estado y su ciudadanía, sin discriminación y con el pleno respeto de los derechos humanos y el estado de derecho.

Buscamos un enfoque coordinado e integral para la asistencia a la reforma del sector de la seguridad en todo el espectro de entornos de mantenimiento de la paz, consolidación de la paz y desarrollo, sobre la base de la resolución 2151 (2014) del Consejo de Seguridad y las Notas de orientación técnica integrada sobre la reforma del sector de la seguridad de 2012.

Prevención de los conflictos, sostenimiento de la paz y fomento del desarrollo: dónde reside la importancia de la reforma del sector de la seguridad

La reforma del sector de la seguridad constituye un elemento integral de los programas de sostenimiento de la paz y prevención de las Naciones Unidas. Se trata al mismo tiempo de una medida de prevención y de un objetivo de desarrollo a largo plazo.

 

 

Las Naciones Unidas respaldan la reforma del sector de la seguridad no solo en las operaciones de paz, sino también en los contextos ajenos a las misiones, en respuesta a solicitudes nacionales y en entornos de transición, donde se están retirando las operaciones de paz, pero, al mismo tiempo, se necesita asistencia constante al sector de la seguridad. En las sociedades que vienen de un conflicto, la reforma del sector de la seguridad es un factor determinante para la salida de una operación de mantenimiento de la paz, la recuperación temprana, la consolidación de una paz sostenible y el desarrollo a más largo plazo.

El nexo entre la seguridad y el desarrollo está ampliamente reconocido. La reforma del sector de la seguridad, en especial en las sociedades afectadas por conflictos, crea un entorno propicio para el crecimiento político y socioeconómico. Según el estudio conjunto de las Naciones Unidas y el Banco Mundial, Pathways for Peace: Inclusive Approaches to Preventing Violent Conflict, es esencial disponer de unas instituciones de seguridad y justicia que funcionen de manera justa y con arreglo al estado de derecho para prevenir la violencia y mantener la paz.

La reforma del sector de seguridad en el trabajo

En el plano normativo:

  • Facilitamos el establecimiento de principios ampliamente compartidos sobre una gobernanza sólida del sector de la seguridad.
  • Elaboramos políticas y pautas sobre la aplicación práctica de planes y programas para la reforma del sector de la seguridad.
  • seguridad.

En el plano operaciona, los componentes sobre el terreno de la reforma del sector de la seguridad (SSR, por sus siglas en inglés en nuestras misiones se centran en:

  • Promover soluciones políticas a los conflictos a través de la mediación, el asesoramiento y el apoyo técnico a las partes signatarias de los acuerdos de paz con relación a la aplicación de las disposiciones relativas a la reforma del sector de la seguridad.
  • Fortalecer la implicación y la capacidad nacionales para elaborar y aplicar políticas y estrategias de seguridad nacional a fin de mejorar la eficacia, la inclusión y la rendición de cuentas de las instituciones de seguridad que contribuyen al restablecimiento y la ampliación de la autoridad del Estado.
  • Promover la coherencia y la eficacia de la asistencia internacional al sector de la seguridad mediante la coordinación de los asociados, la movilización de recursos y el apoyo consultivo con relación a los planes nacionales de desarrollo y consolidación de la paz.

Los componentes sobre el terreno velan por el adelanto de la iniciativa Acción para el Mantenimiento de la Paz del Secretario General al fomentar las alianzas y prestar un apoyo eficaz a las reformas de los sectores de la seguridad, así como a la agenda sobre las mujeres y la paz y la seguridad, al tiempo que respaldan las iniciativas nacionales encaminadas a aumentar la representación de la mujer en todos los niveles de los sectores de la seguridad y la defensa.

Nuestra “capacidad permanente”, con sede en Bríndisi (Italia), proporciona una respuesta rápida a las demandas de las presencias sobre el terreno y de las autoridades nacionales en apoyo a la reforma del sector de la seguridad.

Durante los últimos diez años, el Consejo de Seguridad ha expedido mandatos relacionados con la reforma del sector de la seguridad que engloban diversos compromisos, desde la promoción del diálogo nacional, la mejora de la supervisión civil y la gestión de las finanzas públicas (Guinea-Bissau, Libia y Somalia), la gobernanza del sector de la seguridad, la reforma de la policía, la reforma penitenciaria, la reforma del sector de la defensa (Libia, República Centroafricana y República Democrática del Congo), la creación de capacidad y el establecimiento de mecanismos para la coordinación de la seguridad en el plano nacional (Libia, Malí, República Democrática del Congo y Somalia) hasta esferas específicas en función del contexto, como la gestión de fronteras (Malí) o la protección marítima (Somalia), además de cuestiones transversales, como la incorporación de la perspectiva de género en el sector de la seguridad.

Entre las operaciones de paz con un mandato relativo a la reforma del sector de la seguridad figuran las siguientes:

Constitución de coaliciones y alianzas relativas a la reforma del sector de la seguridad

Las Naciones Unidas tienen una importante función que desempeñar a la hora de garantizar que los procesos de reforma del sector de la seguridad estén dirigidos por los países y se coordinen de manera adecuada. No obstante, las Naciones Unidas no son el único proveedor de asistencia ni necesariamente las más apropiadas en términos de capacidades. La legitimidad y la eficacia de la estrategia de las Naciones Unidas para la reforma del sector de la seguridad depende de la medida en que se base en enfoques regionales y responda a estos. Colaboramos con la Unión Africana, la Unión Europea, la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa y otras organizaciones subregionales para armonizar los enfoques y mejorar la prestación conjunta de asistencia para la reforma del sector de la seguridad.

Las Naciones Unidas también sacan partido de su alianza con el Banco Mundial en la esfera de los exámenes del gasto público, así como con las organizaciones de expertos y de la sociedad civil, por ejemplo, el Centro de Ginebra para la Gobernanza del Sector de Seguridad (DCAF) y el Equipo Consultivo Internacional para el Sector de la Seguridad.