Bienvenidos a las Naciones Unidas

Protección de los civiles

  •    155/5000 Los efectivos de mantenimiento de la paz de la UNMISS de todos los contingentes han estado ayudando a los civiles desplazados mediante el suministro de protección, la construcción de servicios de saneamiento y la prestación de asistencia médica
    Foto ONU/UNMISS
Los ciudadanos se han convertido de manera progresiva en las víctimas de los conflictos armados. A modo de respuesta, el Consejo de Seguridad ha situado la protección de los ciudadanos en el foco del mantenimiento actual de la paz.

Durante mediados de los años 90, el personal de mantenimiento de la paz se encontraba desplegado en conflictos internos en los que la población civil solía ser objetivo de los ataques. En misiones como la UNAMIR en Rwanda y la UNPROFOR en la antigua Yugoslavia, el personal de mantenimiento de la paz mal preparado tuvo que hacer frente a ataques sistemáticos a los civiles. Estos conflictos, al igual que los de Somalia, Sierra Leona y Timor Oriental, fueron testigos de cómo grupos armados cargaban contra civiles, e incluso empleaban la violencia sexual como táctica de guerra y cometían violaciones graves contra los derechos de los niños.

Como resultado, el Consejo de Seguridad incluyó la protección de civiles en su agenda y desarrolló una arquitectura de resoluciones que reforzaba el papel que el personal de mantenimiento de la paz debía defender. Se esclarecieron los mandatos y las reglas de enfrentamiento para garantizar que el personal de mantenimiento de la paz tuviera autoridad para actuar. El Consejo también aprobó resoluciones para establecer los marcos que se ocupasen de los niños en conflictos armados y de los casos de violencia sexual relacionada con los conflictos.

Los estados siempre tienen la responsabilidad principal de proteger a la población. La primera función del personal de mantenimiento de la paz es la de apoyar a los gobiernos en la defensa de sus responsabilidades en materia de protección mediante el asesoramiento, el apoyo técnico y logístico y el desarrollo de capacidades. Las misiones de mantenimiento de la paz también pretenden adoptar un enfoque preventivo para proteger a los civiles a través de los buenos oficios políticos y la mediación. Aunque, como último recurso, gran parte del personal de mantenimiento de la paz está autorizado a actuar para proteger físicamente a los civiles.

Más del 95 % del personal de mantenimiento de la paz actual recibe el mandato de proteger a civiles

Esto incluye proteger a niños y de la violencia sexual relacionada con los conflictos. La gran mayoría del personal de mantenimiento de la paz actual sirve en misiones con mandatos que priorizan la protección de los civiles. El Grupo de Alto Nivel sobre las Operaciones de Paz detectó que la protección de civiles es una obligación fundamental para las Naciones Unidas en su totalidad, y no solo para el mantenimiento de la paz. Aunque este trabajo se expresa de manera más evidente en el trabajo de los cascos azules. Este difícil mandato suele servir de referencia para que la comunidad internacional, así como aquellos a los que nos esforzamos en proteger, juzguen nuestra valía como personal de mantenimiento de la paz.

¿Cómo protegemos a las personas afectadas por un conflicto?

El mantenimiento moderno de la paz cuenta con diferentes herramientas para apoyar la protección de civiles:

  • los líderes políticos colaboran con gobiernos y otros actores para mitigar y prevenir los conflictos;
  • los expertos civiles, incluidos los Asesores de Protección Infantil, los Asesores de Protección de la Mujer y los Asesores de Protección de los Civiles, participan en diversas actividades, incluida la desmovilización de niños soldado, la persuasión a grupos armados para que detengan la violencia sexual y la coordinación de operaciones militares para proteger a los civiles;
  • nuestro personal militar y policial aporta sus excepcionales destrezas para garantizar la seguridad y la estabilidad;
  • los expertos en el refuerzo de la ley y de los derechos humanos también garantizan la formación de un entorno de protección.

Un difícil mandato

Como cabría esperar de una organización que actúa como último recurso en tiempos de conflicto y crisis, el personal de mantenimiento de la paz se enfrenta a retos y limitaciones, especialmente en lo referente a la protección de civiles. Incluso las grandes misiones de mantenimiento de la paz despliegan a relativamente poco personal, si se compara con el tamaño del territorio y la población. MONUSCO, por ejemplo, cuenta con más de 17 000 tropas desplegadas, aunque opera en un país con una población superior a los 82 millones de personas y que se reparte por más de 2,3 millones de kilómetros cuadrados (la proporción resultante es una única tropa por cada 4800 personas y 135 kilómetros cuadrados). Esto se ve agravado por el hecho de que muchos países en los que está desplegado el personal de mantenimiento de la paz sufren inestabilidad y a menudo cuentan con infraestructuras deficientes y servicios locales de seguridad limitados. Para las misiones de mantenimiento de la paz, afrontar estos desafíos precisa de una planificación y estrategia premeditadas con las que proteger al mayor número de personas de la manera más eficaz posible. También exige garantizar que el gobierno anfitrión, la población y la comunidad internacional conozcan la importancia del personal de mantenimiento de la paz, pero también sus auténticas limitaciones.

Secretario General Adjunto Jean-Pierre Lacroix

Chief of DPKO, USG Jean-Pierre Lacroix along with MINUSMA SRSG, Mahamat Saleh Annadif, visit UN troops and staff in Timbuktu.«No debemos olvidar que nuestro personal de mantenimiento de la paz —civiles, policías, hombres y mujeres, o personal militar— salvan vidas todos los días. Protegen a civiles y ayudan a que se implementen los procesos de paz... Es importante reconocer el valor añadido del mantenimiento de la paz y lo que aportamos a las sociedades y naciones desestabilizadas».

 

Véase: Nuestros cascos azules salvan vidas a diario