Bienvenidos a las Naciones Unidas

EL AVANCE DE LAS SOLUCIONES POLÍTICAS A LOS CONFLICTOS

  • Foto ONU/Harandane Dicko​
La fuerza del mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas radica en el avance y el respaldo de soluciones y procesos políticos de carácter nacional que promueven la estabilidad y la paz a largo plazo.

Las operaciones de mantenimiento de la paz intermedian y facilitan los acuerdos de paz y ayudan a garantizar su cumplimiento. Ayudan a mantener la estabilidad y el diálogo entre las partes en conflicto que aún no han llegado a un acuerdo de paz definitivo. Fomentan la confianza entre las comunidades y los agentes implicados en los conflictos a nivel local, vinculando la mediación a este nivel con los procesos y agentes políticos nacionales.

Esta búsqueda de soluciones políticas sostenibles guía el diseño y el despliegue de las operaciones de mantenimiento de la paz. Los colaboradores en el mantenimiento de la paz en los planos local, nacional, regional e internacional colaboran para ayudar a garantizar un progreso duradero en el refuerzo de la seguridad, la reconciliación nacional, el estado de derecho, los derechos humanos y el desarrollo sostenible.

A lo largo de 70 años, el mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas ha evolucionado para satisfacer las demandas de diferentes conflictos y de un panorama político cambiante. Muchos de los conflictos han terminado, ya sea a través de la mediación directa de las Naciones Unidas, o a través de los esfuerzos de otros que actuaron con el apoyo de la ONU.

Desde 1948, las fuerzas de mantenimiento de la paz de la ONU han completado con éxito sus misiones y han abandonado países como Timor Oriental, Liberia, Camboya, Angola, Croacia y Sierra Leona. Cuando las condiciones para mantener una presencia de mantenimiento de la paz desaparecen, las operaciones a veces pasan a convertirse en Misiones políticas especiales.

La política como esfera base de acción para el mantenimiento de la paz

En marzo de 2018, el secretario general de las Naciones Unidas lanzó la iniciativa Acción para el mantenimiento de la paz(A4P) destinada a «movilizar a todos los asociados y partes interesadas para respaldar la gran empresa de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas». Esto incluye ayudar a los países a lograr una paz duradera, apoyar los procesos políticos, proteger a los civiles y crear instituciones nacionales.

Hasta ahora, 154 países y cuatro organizaciones asociadas han refrendado la Declaración de compromisos compartidos en materia de operaciones de mantenimiento de la paz.

La participación plena, equitativa y significativa de la mujer en los procesos de paz

Garantizar la participación plena, equitativa y significativa de la mujer en los procesos de paz y políticos es fundamental para la labor del mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas. La paz y la seguridad solo pueden lograrse y mantenerse si todos los miembros de la sociedad tienen las mismas oportunidades, protección, acceso a los recursos y servicios y participación en la toma de decisiones.

Las investigaciones demuestran que las mujeres y los hombres experimentan, participan y se ven afectados por los conflictos armados violentos de forma diferente y tienen una concepción distinta de la paz. El reconocimiento y la integración de estas diferencias en el mantenimiento de la paz, así como los diversos papeles que desempeñan las mujeres como agentes en la configuración de los conflictos y en la contribución a la consolidación de la paz, pueden mitigar la amenaza a la paz y la seguridad.

A través del programa Mujeres, Paz y Seguridad, el mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas aborda las barreras sociales, culturales y políticas y los riesgos de protección que limitan la plena participación de las mujeres en el logro y el mantenimiento de la paz.

 

Women, Peace and Security Agenda Essential for Sustainable Peace - United Nations Peacekeeping

Pilar de la paz y la seguridad

El Secretario General António Guterres puso en marcha una serie de reformas interrelacionadas, incluida una reestructuración del pilar de la paz y la seguridad. Esto se diseñó para que el pilar fuera más coherente, pragmático, ágil y eficaz, capaz de colaborar con los asociados de todo el sistema de las Naciones Unidas y fuera de él para prevenir los conflictos violentos.

Reunió las capacidades básicas de las Naciones Unidas en materia de paz y seguridad en torno a una única estructura político-operativa con responsabilidades regionales y facilitó la integración de la consolidación de la paz en todo el pilar.

Dentro de este pilar, los departamentos de Asuntos políticos y de consolidación de la paz (DAPCP) y de Operaciones de paz (DOP) comparten objetivos comunes: evitar los conflictos violentos y sus efectos negativos, contribuir a su transformación y resolución y ayudar a construir sociedades fuertes, inclusivas y resistentes que profundicen en los resultados de paz para las generaciones venideras.

Si bien los departamentos conservan mandatos, planes y fuentes de financiación discretos, el pilar se basa en una serie de instrumentos y recursos que se emplean de manera flexible en los entornos de las misiones y fuera de ellas. Gracias a los conocimientos políticos, las capacidades técnicas y una amplia gama de asesoramiento y apoyo especializado, la DAPCP y la DOP se centran en maximizar el impacto sobre el terreno.

Ejemplos de este campo

República Centroafricana

En estrecha colaboración con la Unión Africana y la CEEAC, la Misión Integrada y Multidimensional de Estabilización de las Naciones Unidas en la República Centroafricana (MINUSCA) aprovechó su mandato político y su sólida posición en materia de seguridad para crear un entorno que llevó al Gobierno y a los 14 principales grupos armados a firmar el Acuerdo de paz y reconciliación en febrero de 2019. La Misión, en colaboración con la comunidad internacional, presta apoyo al país antes de las elecciones presidenciales y legislativas conjuntas previstas para el 27 de diciembre de 2020. A estas les seguirán las elecciones locales a finales de 2021, las primeras desde el restablecimiento del orden constitucional y la firma del acuerdo político.

Sudán del Sur

La Misión de las Naciones Unidas en el Sudán Meridional (UNMISS), al mismo tiempo que ha cumplido su mandato de cuatro pilares, ha desempeñado un papel decisivo en el fomento de la paz y la estabilidad en el Sudán Meridional recurriendo a los oficiales del Secretario General a nivel nacional, estatal y local. En el plano nacional, la UNMISS ha apoyado considerablemente a la IGAD y ha promovido el diálogo entre los interesados de las instituciones de transición para facilitar la aplicación del acuerdo de paz. A nivel estatal y local, la UNMISS ha desempeñado un papel fundamental en el fomento del diálogo entre los comandantes de las partes en conflicto para que el Acuerdo de alto el fuego se arraigara, y ha respaldado los mecanismos de mitigación de conflictos intercomunales, protegiendo al mismo tiempo a los civiles mediante una sólida presencia y a cerca de 170.000 desplazados internos en sus centros de protección de civiles (CPC). Al mismo tiempo, la UNMISS ha facilitado las operaciones humanitarias a petición de los colaboradores humanitarios e investiga e informa periódicamente sobre las violaciones de los derechos humanos cometidas contra los ciudadanos del Sudán del Sur.

Mali

En marzo de 2020, la Misión Multidimensional Integrada de Estabilización de las Naciones Unidas en Malí (MINUSMA) asistió en las elecciones legislativas del país. La decisión de realizar encuestas fue uno de los principales resultados del diálogo nacional en diciembre de 2019. MINUSMA prestó un apoyo logístico y operativo fundamental para la preparación de las elecciones y se encargó de la seguridad en los colegios electorales el día de las elecciones. Tras el golpe de Estado del 18 de agosto de 2020 en Malí y la dimisión del Presidente Ibrahim Boubacar Keïta, MINUSMA colaboró con la labor de mediación regional dirigida por CEDEAO para apoyar a los interlocutores de Malí, con el objetivo de acordar las modalidades de la transición y restablecer el orden constitucional.