Bienvenidos a las Naciones Unidas

Acción por el mantenimiento de la paz

A través de su iniciativa Action for Peacekeeping (A4P) (Acción por el Mantenimiento de la Paz), el Secretario General insta a los Estados Miembros, el Consejo de Seguridad, los países anfitriones, los países que aportan contingentes y fuerzas de policía, los asociados regionales y los contribuyentes financieros a renovar nuestro compromiso colectivo con el mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas y a comprometernos mutuamente a tratar de alcanzar la excelencia.

El mantenimiento de la paz es uno de los mecanismos más eficaces con los que cuentan las Naciones Unidas para el fomento y el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales. Sin embargo, el mantenimiento de la paz se enfrenta a varios desafíos que socavan su capacidad de cumplir sus mandatos. Las soluciones políticas son a menudo inexistentes y los mandatos de las misiones parecen carecer de objetivos específicos y prioridades claras. Las complejas amenazas en varios entornos están causando un aumento de los decesos y lesiones entre el personal de mantenimiento de la paz y, en ocasiones, el personal y el equipo de las misiones ha sido insuficiente para afrontar estas amenazas. Las operaciones de mantenimiento de la paz también han afrontado desafíos en relación con el cumplimiento de mandatos de protección, la contribución al establecimiento de una paz sostenible a largo plazo y la cohesión con otros actores que operan en los mismos contextos.

Con el fin de responder a estos desafíos, el Secretario General ha presentado la iniciativa Action for Peacekeeping (A4P) (Acción por el mantenimiento de la paz) para renovar el compromiso político mutuo con las operaciones de mantenimiento de la paz. El Secretario General ha exhortado a los Estados Miembros a unirse a él en el desarrollo de mutuo acuerdo de un conjunto de principios y compromisos para la creación de operaciones de mantenimiento de la paz aptas para el futuro, con el objetivo de alcanzar un acuerdo formal para finales de 2018. El 25 de septiembre, el Secretario General organizará una reunión de alto nivel GA73 sobre la Acción por el mantenimiento de la paz.

Reunión de Alto Nivel sobre la Acción por el Mantenimiento de la Paz

La Reunión de Alto Nivel sobre la Acción por el Mantenimiento de la Paz del 25 de septiembre estará presidida por el Secretario General. A esta reunión acudirán más de 100 Estados Miembros y varias organizaciones regionales e internacionales, muchas de las cuales se encuentran en los más altos niveles. Esta reunión de alto nivel congrega a todos los asociados con el fin de examinar los logros relativos al mantenimiento de la paz, reconocer nuestros desafíos e impulsar las medidas que todas las partes interesadas en el mantenimiento de la paz necesitan para permitir que nuestras misiones establezcan una paz duradera en los países en los que se nos ha encomendado servir. Nos sentimos alentados por el apoyo entusiasta de más de 140 países, así como el de tres organizaciones internacionales y regionales a la Declaración de compromisos compartidos.

El evento será un paso fundamental hacia la aplicación por parte de todos los miembros de la Secretaría y del Consejo de Seguridad, los contribuyentes de recursos financieros, contingentes y policía, los países anfitriones y las organizaciones regionales. El público podrá ver este evento en directo a través de UN Webcast en webtv.un.org a partir de las 15.00 horas EST.

Declaración de compromisos compartidos

La Secretaría redactó una versión inicial de la Declaración de compromisos compartidos que se distribuyó entre los Estados Miembros el pasado 11 de julio de 2018. Con base en las observaciones de los Estados Miembros, la Secretaría actualizó el documento y presentó un proyecto revisado el pasado 25 de julio. Este proyecto describe los compromisos que adquirirían los Estados Miembros y la Secretaría para emprender acciones colectivas con el propósito de reforzar el mantenimiento de la paz. La Secretaría publicó la versión final de la Declaración e invitó a los Estados Miembros a respaldarla.

Producido por UNGSC/SGITT/CSDS

Cómo usar el mapa: 

Desplace el cursor sobre el mapa para ver el cuadro de herramientas en la esquina superior izquierda.
1. Para visualizar un país en concreto, haga clic sobre el icono de la lupa en la parte superior, escriba el nombre del país y, a continuación, haga clic sobre el botón cuadrado situado junto al cuadro de búsqueda.
2. Para acercar o alejar el mapa, haga clic en +/-
3. Para retroceder a la vista predeterminada, haga clic en el icono en forma de casa, la tercera herramienta del cuadro de herramientas vertical.
4. Para desplazarse por el mapa horizontalmente y poder ver más partes, haga clic en el último icono en forma de flecha del cuadro de herramientas y seleccione el icono de panoramizar (el segundo empezando por la izquierda) del menú expandido.

Consultas temáticas

Se celebraron cinco consultas temáticas en junio en las que los Estados Miembros y las organizaciones regionales presentaron propuestas de compromisos mutuos que podrían reforzar el mantenimiento de la paz. Los siguientes breves resúmenes son de carácter no exhaustivo y no oficial.

Consolidación de la paz

Los Estados Miembros plantearon la necesidad de cohesión en los esfuerzos de consolidación de la paz entre el Consejo de Seguridad y la Comisión de Consolidación de la Paz, así como entre las Naciones Unidas y los actores externos como organizaciones regionales y subregionales, países anfitriones e instituciones financieras internacionales. Subrayaron la necesidad de asegurar la continuidad de las labores de consolidación de la paz durante la reducción de efectivos y las transiciones del mantenimiento de la paz; la función que desempeñan las mujeres y los jóvenes en la consolidación de la paz; la importancia del desarrollo institucional, en particular la función de las fuerzas policiales y los sistemas judicial y penitenciario.

Rendimiento

Los Estados Miembros recalcaron la necesidad de tratar la cuestión del rendimiento en relación con todos los componentes de la misión y agentes de mantenimiento de la paz, desde el personal sobre el terreno y en la Sede hasta el Consejo de Seguridad y los países que aportan contingentes. Señalaron que el rendimiento comprendía el apoyo, el equipo, la formación, la mentalidad, la claridad de visión política, el mandato y mucho más, y que debería considerarse en términos de repercusión en la protección de los civiles, la protección y seguridad del personal de mantenimiento de la paz y la implementación de todas las tareas encomendadas. La importancia de desarrollar un marco de rendimiento y de rendición de cuentas exhaustivo fue un tema clave en la discusión. Los Estados Miembros también discutieron las advertencias y el modo de abordar las deficiencias de equipo y formación, y destacaron la necesidad de asociaciones e iniciativas destinadas a la creación de capacidad.

Personas

Los Estados presentaron diversas perspectivas sobre la protección de civiles, entre ellas, la importancia de un enfoque que englobe el conjunto de la misión; el desarrollo de respuestas adaptadas al perfil de cada amenaza; y la necesidad de contar con recursos adecuados para el cumplimiento de los mandatos. Ciertos oradores subrayaron que el Estado ostenta la responsabilidad primordial de proteger a los civiles y destacaron la importancia de su rendición de cuentas y la función de las instituciones nacionales que desempeñan este cometido. Los Estados Miembros recalcaron la necesidad de disponer de personal con experiencia y conocimientos especializados en materia de género, protección de la mujer y protección infantil en las operaciones de mantenimiento de la paz; análisis que incorporen las cuestiones de género y estrategias para una toma de decisiones informada; y la implementación del Programa Mujeres, Paz y Seguridad mediante las operaciones de mantenimiento de la paz y por parte de los Gobiernos anfitriones. Se instó a la presentación de informes públicos sobre derechos humanos basados en hechos en las operaciones de mantenimiento de la paz y a la evaluación positiva de la labor de los componentes dedicados a los derechos humanos y la justicia. Los Estados Miembros alentaron a una gestión medioambiental más completa en las operaciones, como parte integral de la planificación de misiones desde el inicio. Respaldaron el enfoque centrado en la víctima sobre explotación y abusos sexuales de las Naciones Unidas; insistieron en la implementación de la política de tolerancia cero del Secretario General; y recalcaron la necesidad de exigir al personal tanto uniformado como civil la rendición de cuentas por todos los actos de explotación y abusos sexuales que pudiera cometer.

Asociaciones

Los Estados Miembros tenían compromisos específicos a nivel estratégico para incorporar una cooperación reforzada entre el Consejo de Seguridad y la Arquitectura de Paz y Seguridad de la UA. A nivel operacional, muchos Estados Miembros ampliaron el compromiso de financiación de las operaciones de paz regionales y subregionales, con otros parámetros que considerar como la transparencia, los derechos humanos y la rendición de cuentas. Se debatió la cuestión de la financiación de las operaciones de apoyo a la paz dirigidas por la UA. Con respecto al desarrollo de políticas, los Estados Miembros plantearon la necesidad de compartir las lecciones aprendidas y fomentar la complementariedad. La generación de fuerzas estratégicas, la creación de capacidad y la formación se consideraron cruciales, incluida la implementación del sencillo mecanismo de coordinación y la formación en idiomas. En lo que concierne al intercambio de información, se destacó la necesidad de comprometerse a intercambiar alertas tempranas y análisis entre las organizaciones regionales y subregionales de las Naciones Unidas, así como reconocer las ventajas comparativas de los asociados. Las asociaciones también deberían expandirse para cooperar con otras organizaciones.

Política

Varios Estados Miembros instaron a que el Consejo de Seguridad adoptara una posición más estratégica y cohesiva; a que hiciera un mejor uso de las herramientas a su disposición para respaldar los procesos políticos; y a que sus miembros apoyaran las acciones del Consejo de Seguridad mediante sus acciones individuales, incluidas las políticas comerciales, militares y de desarrollo. Los Estados Miembros hicieron un llamamiento a mandatos mejor secuenciados, agilizados y priorizados que sin embargo conservaran las responsabilidades en materia de protección y derechos humanos, con un vínculo reforzado entre la preparación del mandato y las decisiones sobre la dotación de recursos. Los Estados Miembros instaron a empoderar al representante especial del Secretario General como agente político clave en la misión. Hicieron un llamamiento al establecimiento de vínculos más fuertes entre los aspectos de los mandatos relacionados con la política y los relacionados con la consolidación de la paz, particularmente durante los periodos de transición y reducción de efectivos, así como entre la Comisión de Consolidación de la Paz y el Consejo de Seguridad, incluido en lo que respecta a la formulación de los mandatos de misiones. En lo referente a la función de los Gobiernos anfitriones, los Estados Miembros reconocieron su primacía, pero también la necesidad de que estos se comprometieran a respaldar las operaciones de mantenimiento de la paz con su consentimiento y cooperación. Al mismo tiempo, se destacó la necesidad de incluir a las naciones contribuyentes en consultas cerradas periódicas y de que el Consejo y la Secretaría trabajen con los Estados anfitriones de manera más sistemática para abordar la responsabilidad de estos últimos en la implementación de los mandatos. Los Estados Miembros exhortaron a mejorar las consultas triangulares en las que intervienen el Consejo de Seguridad, los países que aportan contingentes y fuerzas de policía y la Secretaría y a que esta última mejore las alertas tempranas y la cohesión de los esfuerzos políticos, apoye el aumento de los esfuerzos de mediación por parte del Secretario General, mejore los vínculos entre los pilares de las Naciones Unidas y proporcione al Consejo de Seguridad opciones, asesoramiento, análisis y evaluaciones de situación nacional honestos. Se exhortó a la Secretaría a redactar con más honestidad y claridad sus informes de evaluación al Consejo sobre casos de dotación de insuficientes recursos para las actividades encomendadas. Los Estados Miembros hicieron un llamamiento al refuerzo de la cooperación entre el Consejo de Seguridad, la Secretaría y las organizaciones regionales y subregionales para garantizar que el escrutinio del horizonte y las alertas tempranas sean coherentes y eficaces.