Bienvenidos a las Naciones Unidas

Desarme, desmovilización y reintegración

  • La Autoridad de Desarme, Desmovilización y Reintegración (ADDR) de excombatientes (ADDR) comienza el proceso de DDR en el sitio rehabilitado por la ONUCI y Anyama, otros socios.
    Foto ONU/Basile Zoma
Las operaciones de paz de las Naciones Unidas son el principal socio internacional de las instituciones nacionales que implementan iniciativas desarme, desmovilización y reintegración (DDR) y diseñan programas adaptados al contexto para miembros de grupos armados.

¿Qué significa DDR?

A través del proceso de retirada de armas de las manos de miembros de grupos armados, la salida de estos combatientes de sus grupos y la ayuda a la reintegración como civiles en la sociedad, el DDR pretende ayudar a excombatientes y a personas vinculadas a grupos armados para que puedan convertirse en participantes activos del proceso de paz.

De este modo, el DDR sienta las bases para salvaguardar y mantener a las comunidades a las que regresan estas personas, a la vez que desarrolla la capacidad para la paz, la seguridad y el desarrollo a largo plazo.

¿Dónde se está llevando a cabo?

Actualmente, el equipo apoya los procesos de DDR en las operaciones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidades en la República Centroafricana (MINUSCA), Darfur (UNAMID), la República Democrática del Congo (MONUSCO), Malí (MINUSMA), y Sudán del Sur (UNMISS). La Sección de Desarme, Desmovilización y Reintegración también apoya las operaciones en las misiones políticas especiales de la ONU en Colombia, Libia (UNSMIL) y Somalia (UNSOM), así como la Oficina de las Naciones Unidas ante la Unión Africana (UNOAU) y la Oficina del Asesor Especial del Secretario General en Burundi (OSASG-Burundi).

Política dinámica de DDR

El manual básico de DDR publicado en 2006, Normas Integradas de Desarme, Desmovilización y Reintegración (NIDDR), presenta una serie de condiciones previas necesarias para que se produzca el DDR. Estas incluyen la firma de un acuerdo de paz que promueva el DDR, la confianza de las partes en el proceso de paz y la voluntad de involucrarse en el DDR y la garantía de un nivel mínimo de seguridad.

Sin embargo, a los especialistas en DDR se les obliga constantemente a adaptar sus actividades a las cambiantes situaciones de conflicto, también cuando no existan condiciones previas. Durante la última década, las intervenciones de las Naciones Unidas han empezado a realizarse antes durante el proceso de paz, e incluso algunas operaciones suelen desplegarse durante conflictos intensos. Los grupos armados, por parte de los cuales es poco probable que se haya firmado un acuerdo de paz, suele estar involucrados en la explotación ilegal de recursos naturales y las redes transnacionales de delincuentes.

En el contexto de estas cambiantes dinámicas, el DDR se reúne de manera periódica con socios para reflexionar sobre los logros, fracasos y desafíos de los programas de DDR en las operaciones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas. En el evento de 2016 que se celebró con motivo del décimo aniversario del DDR, los participantes destacaron las ventajas de las NIDDR, así como la necesidad de un desarrollo constante para hacer frente a las nuevas realidades de las misiones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas, incluida la intensificación del extremismo violento, la creciente necesidad de aplicar el DDR en situaciones en las que no se ha logrado una paz formal, y un mayor enfoque en la reducción de la violencia a nivel comunitario.

Reducción de la violencia comunitaria (CVR)

La ONU ha implementado programas de CVR (incluidos ahora en los mandatos de Haití, la República Centroafricana, Malí, la RDC y Darfur) que abarcan una serie de iniciativas de proyectos de uso intensivo de mano de obra, incubación de empresas y foros de debate comunitario en lo que participan directamente los miembros de los grupos armados y los jóvenes en riesgo con el objetivo de prevenir los reclutamientos. La CVR también desempeña un papel importante en la reducción de las tensiones a nivel de base para aumentar las oportunidades de cohesión social y resolución de conflictos.

Tal y como el Secretario General Adjunto de Operaciones de Mantenimiento de la Paz señaló durante el 10.º aniversario de la CVR el 16 de noviembre de 2016: «La CVR ha demostrado su utilidad en muchos contextos diferentes, precisamente porque es ágil y está centrada en las personas... Es un ejemplo histórico de aprendizaje sobre el mantenimiento de la paz para su adaptación e innovación».

El DDR y el proceso político

La ONU, la cual suele desplegarse en escenarios de conflicto en desarrollo, colabora cada vez más a menudo con grupos armados en zonas de misiones complejas. Los oficiales de DDR y CVR se han convertido en el primer personal de la ONU desplegado sobre el terreno con el mandato y la experiencia para colaborar directamente con los combatientes. Por tanto, están llamados a asesorar sobre las formas de colaborar con los grupos armados y, en última instancia, a contribuir en la firma de un acuerdo.

El apoyo del DDR DDR a los procesos de mediación incluye tres tipos de actividades que se realizan antes, durante y después del proceso de mediación:

  • Apoyo a la mediación: despliegue de expertos, elaboración de acuerdos y asesoramiento en negociaciones
  • Análisis: localización de grupos armados e identificación de puntos de entrada para compromisos programáticos
  • Desarrollo de la capacidad: refuerzo de las capacidades de las partes para trabajar de manera constructiva en pro de un acuerdo

La Sección de Desarme, Desmovilización y Reintegración ha desplegado equipos de mediación en Darfur, la República Centroafricana, Colombia, Malí y Yemen.

La separación de Al-Shabaab en Somalia

El informe de 2017 del Comité Especial de Operaciones de Mantenimiento de la Paz reconoce el papel de los programas de DDR para gestionar la separación de combatientes de los grupos extremistas violentos.

Las Naciones Unidas en Somalia (UNSOM) apoyan al Gobierno de Somalia en la implementación de un programa nacional que ayude a que los combatientes que se han separado de Al-Shabaab se reintegren en la sociedad. Esto ofrece una curiosa oportunidad única para que las tropas de Al-Shabaab se sigan separando ofreciéndoles seguridad y medios de subsistencia alternativos. La orientación religiosa y la rehabilitación ideológica son un componente crucial de este proceso. Actualmente existen en todo el país cuatro emplazamientos provisionales operativos que reciben a (ex)combatientes.