Bienvenidos a las Naciones Unidas

Cuenca del río Mano, 25 años de mantenimiento de la paz

  • Liberia 2003
    Julio 20, 2003: Joseph Duo, un comandante de la milicia liberiana leal al gobierno, se regocija después de disparar una granada, propulsada por cohetes, contra las fuerzas rebeldes, en un importante puente de Monrovia © Chris Hondros / Getty Images
Desde mediados de la década de 1990 hasta principios de la década de 2000, una serie de brutales guerras civiles arrasaron la subregión de la cuenca del río Mano, en África Occidental. El violento conflicto, que comenzó en Liberia pero pronto se extendió a Sierra Leona y Côte d’Ivoire, supuso la destrucción de las sociedades. Al disolverse la autoridad estatal y colapsar las instituciones de gobernanza, millones de personas se vieron obligadas a huir y la amenaza de la desestabilización se cernió sobre toda África Occidental. Pero entonces, pasó algo: el mundo entero tomó parte en la situación.

En 1993, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas aprobó la primera operación de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas en la región con la creación de la Misión de Observadores de las Naciones Unidas en Liberia: (UNOMIL). Ese fue el inicio de 25 años de presencia de mantenimiento de la paz en la cuenca del río Mano. En 1998, se autorizó la Misión de Observadores de las Naciones Unidas en Sierra Leona (UNOMSIL); en 1999, la Misión de las Naciones Unidas en Sierra Leona (UNAMSIL); en 2003, la Misión de las Naciones Unidas en Côte d'Ivoire (MINUCI) y la Misión de las Naciones Unidas en Liberia (UNMIL); y por último, en 2004, la Misión de las Naciones Unidas en Côte d’Ivoire (UNOCI). Las fuerzas de la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO) también contribuyeron de manera inestimable a la paz.

Entre 1993 y 2018, cientos de miles de miembros del personal de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas y las fuerzas vecinas prestaron sus servicios por toda la cuenca del río Mano. En su punto álgido, las misiones de las Naciones Unidos representaron una fuerza combinada de aproximadamente 45.000 miembros del personal de paz de las Naciones Unidas, con más de 18.000 en Sierra Leona, 16.000 en Liberia y 11.000 en Côte d’Ivoire. Un total de 547 de estos hombres y mujeres de gran valentía hicieron el mayor de los sacrificios, ya que perdieron la vida mientras trabajaban por la paz en la subregión.

Con la partida de la UNMIL en marzo de 2018, las fuerzas de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas se retiraron de la cuenca del río Mano tras dejar la subregión en paz consigo misma y con sus vecinos, y en una posición adecuada para cumplir la promesa de un futuro mejor.

Las seis misiones de mantenimiento de la paz que operaron en la cuenca del río Mano entre 1993 y 2018 resultaron fundamentales para ayudar a mantener la paz, proteger a los civiles, facilitar los procesos políticos y darle una oportunidad a la paz en Côte d'Ivoire, Liberia y Sierra Leona. El progreso de estos Estados quedó demostrado una vez más gracias a su buena respuesta a la crisis del ébola de 2014, en la que las Naciones Unidas prestaron sus servicios como un asociado clave.

Las Naciones Unidas también contribuyeron a la aplicación de la justicia para millones de víctimas de la región. El sierraleonés Foday Sankoh murió mientras esperaba el juicio del Tribunal Especial para Sierra Leona, constituido con el respaldo de las Naciones Unidas, mientras que el liberiano Charles Taylor está cumpliendo una condena de 50 años en el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte por complicidad en crímenes de guerra; por su parte, Laurent Gbagbo, de Côte d'Ivoire, se enfrenta actualmente a cargos de crímenes de lesa humanidad en La Haya..

 

Exposición: Guerra y paz en Liberia

El Bronx Documentary Center, en colaboración con Magnum Fotos, Getty Images, el Departamento de Operaciones de Mantenimiento de la Paz de las Naciones Unidas, la Fundación pro Naciones Unidas y RISC Training, ha organizado una exposición que muestra el trabajo de Tim Hetherington y Chris Hondros. Sus impactantes fotografías desempeñaron un papel esencial a la hora de conseguir que el mundo tomase medidas y, en última instancia, poner fin a la Segunda Guerra Civil de Liberia (1999-2003).

Juntos, estos dos fotógrafos alertaron a la sociedad acerca de la tragedia que se estaba produciendo en Liberia durante la segunda de sus guerras civiles y ayudaron a desarrollar el impulso internacional que desencadenó el despliegue de la misión de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas, la cual puso fin a la guerra, contribuyó a sentar las bases de unas elecciones democráticas y creó una prosperidad duradera para la nación de África Occidental.

¿Qué llevó a la comunidad internacional, desalentada por el fracaso en Srebrenica, Rwanda y Somalia, y agotada debido a los grandes despliegues en Kosovo, Timor Oriental y Haití, a enviar importantes operaciones a los peligros de Liberia, Sierra Leona y Côte d’Ivoire?

Uno de los motivos fue el poder de las imágenes procedentes de esos conflictos que anegaban las portadas y los televisores de todo el mundo. Las impactantes y contundentes fotografías ayudaron a las Naciones Unidas a hacer campaña entre los Estados Miembros y provocaron indignación, algo que, a su vez, contribuyó a que los Gobiernos de todas las regiones adoptasen medidas. Algunos de los mejores reporteros gráficos del mundo velaron por que la sociedad viese lo que estaba sucediendo mientras la subregión se sumía en la anarquía y, efectivamente, lo consiguieron. Para ello, corrieron un grave riesgo personal y, en ocasiones, hicieron grandes sacrificios personales.

Las fotografías tomadas sobre el terreno en aquellos terribles conflictos pusieron cara a una historia que resultaba demasiado fácil olvidar debido a su lejanía, su falta de solución y su incomprensibilidad. De repente, ya no era un nuevo y sanguinario conflicto africano, sino que era algo real, cercano y humano. La fotografía ayudó a pasar de una historia lejana de brutalidades inhumanas a una sobre la humanidad, nuestra humanidad, en peligro.

El personal de mantenimiento de la paz contribuyó a la labor de estabilización, restablecimiento y protección, pero no habría sido desplegado sin el compromiso político de la comunidad internacional, y fueron las fotografías y los vídeos tomados sobre el terreno los que fundamentaron y moldearon dicho compromiso.

Más información en  https://www.bronxdoc.org/exhibits/war-and-peace-in-liberia/detail

La exposición está disponible desde el 26 de octubre hasta el 16 de diciembre de 2018 en el Bronx Documentary Center St Mary's: 364 E. 151st Street, Bronx, New York City.