Bienvenidos a las Naciones Unidas

Instituciones penitenciarias

  • Did you know that by protecting the rights of prisoners, #UN Peacekeeping promotes faith in a country’s legal system and the long-term stability it fosters?
    Foto ONU/Sylvain Liechti
En épocas de conflicto, a las personas privadas de su libertad se las ignora, desprecia o se les niegan sus derechos. El mantenimiento de la paz de la ONU trabaja para garantizar que los presos no caigan en el olvido.

Muchos sistemas judiciales imponen penas mediante el encarcelamiento, pero estas penas deben cumplir con unos estándares. El personal penitenciario protege los derechos de los presos para ayudar a promover la confianza en el sistema jurídico de un país y en la estabilidad a largo plazo que promueve.

Los Oficiales Penitenciarios ayudan a las autoridades carcelarias nacionales en cuestiones estratégicas y operativas, como la inclusión de la gestión y la administración carcelarias. Ayudan a sus homólogos nacionales a establecer un marco de seguridad carcelario sólido que incluya la recopilación básica de inteligencia, la formación del personal de seguridad y la detección temprana de incidentes, todo ello para mejorar el papel de las prisiones en la protección del público. Los Oficiales Penitenciarios garantizan el cumplimiento de las normas nacionales de tratamiento digno de los presos, incluido el abastecimiento de servicios básicos como la comida, el agua, los sistemas de saneamiento y los servicios sanitarios; además, ayudan a reducir el hacinamiento en las prisiones y las detenciones prolongadas y arbitrarias. Nuestros Oficiales Penitenciarios también se coordinan con socios nacionales e internacionales para mejorar las infraestructuras penitenciarias, promover la profesionalidad y responsabilidad del personal y los sistemas penitenciarios, desarrollar e implementar estrategias nacionales de reforma de correccionales y reforzar el marco legislativo y normativo.

Nuestro personal

Los Oficiales Penitenciarios en operaciones de paz de las Naciones Unidas pueden ser miembros del personal de las Naciones Unidas, expertos en cuestiones penitenciarias facilitados por los gobiernos nacionales, Voluntarios de las Naciones Unidas (VNU) o consultores. Los Oficiales Penitenciarios aportan valiosos conocimientos especializados como directores, secretarios, médicos y oficiales de prisiones.

En agosto de 2017, más de 30 profesionales de las Naciones Unidas y más de 300 miembros del personal proporcionados por los Gobiernos sirvieron como Oficiales Penitenciarios en operaciones de paz de las Naciones Unidas de todo el mundo.

Nuestros socios

Los Oficiales Penitenciarios de las Naciones Unidas trabajan estrechamente con otros socios de las Naciones Unidas como parte del Punto Focal Mundial para los Aspectos Policiales, Judiciales y Penitenciarios del Estado de Derecho en Situaciones Posteriores a Conflictos y otras Situaciones de Crisis (GFP). El DOMP, PNUD y otros socios combinan sus correspondientes capacidades de estado de derecho y aprovechan sus ventajas comparativas a través de la coubicación de equipos y la convocatoria del resto de organismos de las Naciones Unidas involucrados en las labores del estado de derecho. El mecanismo del Punto Focal Mundial supone un innovador enfoque para abordar los problemas institucionales relacionados con la prestación de ayuda del estado de derecho de las Naciones Unidas en escenarios afectados por crisis.

El personal penitenciario también recibe cierto apoyo del Group of Friends of Corrections in Peace Operations Group of Friends es una plataforma internacional para Estados Miembros de las Naciones Unidas y sus servicios correccionales para conectar políticas, prácticas y actividades correccionales, y asesorar y apoyar la labor de las instituciones penitenciarias en las operaciones de paz de las Naciones Unidas.

Ejemplo de nuestro trabajo

Haití: la Sección de Asuntos Penitenciarios de MINUSTAH ha ayudado a reforzar las capacidades operacionales y de gestión del Haitian Direction de l'administration pénitentiaire (DAP), lo cual ha dado lugar a que 17 de las 19 prisiones estén actualmente operativas. MINUSTAH también ha ayudado a las autoridades de Haití a elaborar el borrador de una nueva Legislación Penitenciaria y un Plan de Desarrollo Estratégico (2017-2021) y a establecer una comisión de investigación para prisiones que estudie las muertes bajo custodia. MINUJUSTH, la nueva misión por el estado de derecho que sustituirá a MINUSTAH a partir del 15 de octubre de 2017, realizará intervenciones dirigidas con potencial para que Haití siga el camino del fortalecimiento sostenible de las instituciones de su estado de derecho.

Darfur: en Darfur, UNAMID ha ayudado a mejorar la seguridad a través del apoyo a las autoridades carcelarias nacionales. Con la financiación del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y la Organización Mundial de la Salud, así como del presupuesto de la misión, UNAMID ha apoyado la renovación y mejora de 14 prisiones de Darfur. Tales mejoras han dado lugar a que las condiciones generales de la detención sean más dignas, se reduzcan los posibles disturbios provocados por los presos y se contribuya a la mejora de la seguridad. Además, el número y la intensidad de los incidentes en prisión se redujo de una media de 14 incidentes/fugas al año durante 2008-2013 a ocho al año en 2014-2016.

Liberia: en Liberia, la Sección de Asuntos Penitenciarios de UNMIL ha promovido que el servicio nacional de prisiones tenga un mayor control de la gestión de su presupuesto, ha ayudado a garantizar el reconocimiento y la protección del personal uniformado bajo la legislación sobre los servicios públicos, ha apoyado la supervisión independiente de los presos, ha ayudado en el mantenimiento y la actualización de la base de datos nacional de presos y ha formado a la policía de Liberia para que realice labores de seguridad en la Prisión Central de Monrovia. Es probable que estas iniciativas contribuyeran a la reducción de las fugas en las prisiones de 17 incidentes (45 presos involucrados) en 2014 a 14 incidentes (21 presos involucrados) en 2015. El impacto de la labor de la misión en las prisiones fue especialmente notable en 2014 y 2015 durante el estallido de la enfermedad del Ébola, la cual trajo una importante crisis de salud pública y las consiguientes amenazas para la salud y la seguridad públicas. UNMIL ayudó a las autoridades penitenciarias a desarrollar planes operativos y propuestas presupuestarias para la prevención y gestión del Ébola; además, organizó actividades especiales de formación para el personal penitenciario en materia de salud y el uso de equipos de protección. Gracias en gran parte a estos esfuerzos, no se produjo ningún caso de Ébola en ninguna prisión de Liberia.